Aquí soy feliz

Aquí donde como peatón, mi prioridad de paso se respeta. Aquí donde puedo cruzar una calle sin miedo a ser atropellada o sin tener que esperar eternidades, hasta que algún conductor se apiade de mí y decida darme el paso 

Aquí donde automóviles, bicicletas, transporte público y peatones conviven armoniosamente en las calles 

Aquí donde la gran mayoría de personas tiene claro que mi libertad termina donde empieza la del otro 



Aquí donde mi valor como persona no depende de cuánto dinero tenga, ni de la marca de mi ropa, mis zapatos o accesorios 

Aquí donde la naturaleza y los espacios verdes tienen un valor incalculable, y no son vistos como "monte", estorbo o lugares foco de delincuencia 

Aquí donde se entiende lo importante que es y por ende se promueve, el balance entre áreas construidas y áreas verdes. Donde no siento que vivo en una jungla de concreto 


Aquí donde el patrimonio histórico, arquitectónico y cultural es apreciado, celosamente cuidado y transmitido de generación en generación 

Aquí donde el valor de un regalo no depende del tamaño, precio, marca o envoltura. Aquí donde se aprecia lo hecho a mano y con amor. Donde recibir un libro como regalo es una maravilla, independientemente de la edad

Aquí donde cada tres meses disfruto de una nueva estación, nuevos colores, nuevas sensaciones, nuevas energías, nuevas actividades, nuevas texturas, nuevos sabores, nuevos comienzos, nueva vida


Aquí donde se prefiere y se está orgulloso del producto local y nacional. Donde se esfuerzan porque el mismo sea de calidad. Donde Starbucks o McDonalds no son la última coca cola del desierto 

Aquí donde me siento segura al caminar por las calles, sea de día o de noche 

Aquí donde los lugares de ocio o esparcimiento no son siempre sinónimo de bares, discotecas, centros comerciales o restaurantes, ni se limitan a los mismos 


Aquí donde la oferta cultural y deportiva es bastante amplia, y se entiende como necesaria para el mejoramiento del bienestar y calidad de vida de los ciudadanos 

Aquí donde reciclar o reutilizar es vital. Donde se es consiente de la importancia de hacerlo. Donde cada día se emplean más estrategias para proteger el medio ambiente 

Aquí donde cuando estoy en nuestro apartamento, no hay una sola ventana por la cual no vea árboles, montañas a lo lejos o maravillas que la naturaleza nos regala diariamente. Cómo no sentirme bendecida, si la naturaleza es fuente de inspiración, de alegría, de tranquilidad 


Aquí donde no me siento acosada, escaneada de pies a cabeza o irrespetada por hombres en las calles, quienes lanzan "piropos" que lejos de ser alagadores, son más bien insultantes, miradas que desnudan o expresiones faciales que incomodan 

Aquí donde llueva, truene o relampaguee, una cita se mantiene y en caso de no poder asistir, se avisa con tiempo. 

Aquí donde los hechos valen más que mil palabras. Tilín tilín y nada de paletas no es algo muy común 


Aquí donde tengo la sensación de que mucha gente es más realista, aterrizada y poco materialista 

Aquí donde veo personas de la tercera edad andar en bicicleta, niños y adultos también ejercitándose, pues se entiende el deporte como salud, y no como una moda o show off 

Aquí donde el orden y la limpieza reinan en las calles 


Aquí, donde hoy vivo, soy feliz. Porque así lo he decidido. Porque entiendo soy responsable de mi propia felicidad. Ayer fue Colombia, Estados Unidos y España. Siempre fui feliz, siempre disfruté, aprendí y me integré, independientemente de las circunstancias. Fui feliz porque en su momento, ser feliz fue mi elección. Hoy es Alemania. Sigo siendo feliz, sigo creciendo, sigo aprendiendo, sigo viviendo mi vida a mi manera, me siento más libre. Un año ha pasado, aquí soy feliz. 







9 comentarios

  1. Completamente de acuerdo! Lástima la falta de sol :P
    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marie, se te echa mucho de menos en el mundo blogger. Ojalá regreses pronto con ricas recetas y que estés aprovechando mucho las clases de alemán, los nuevos amigos, etc. Un abrazo! - Ahhh, y la falta de sol tampoco es que sea taaan grave. Todo tiene solución, y al mal tiempo, buena cara :-)

      Eliminar
  2. Que post mas bonito! Todo de lo que escribiste es lo que me hacia falta cuando estaba en Costa Rica. Las estaciones- como me encantan! Ahorrita estamos en un otono maravilloso.

    Que dicha que tienes tantas razones para estar feliz. No es facil de estar lejos de tu hogar, pero siempre hay cosas en donde puedes encontrar la felicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Signe,
      Qué alegría tenerte por aquí.
      Sí, recuerdo lo mucho que echabas de menos el otoño cuando vivías en Costa Rica, y como muchas de las cosas de las que aquí hablo, también las experimentaste allá. Alguna vez le has preguntado a O cómo se siente con el cambio? Sería interesante verlo también desde el punto de vista masculino. Aunque bueno, él ahora mismo pasa más en Latinoamérica que en USA. :-) Un abrazo

      Eliminar
  3. Me alegro un montón por tí! Me identifico contigo en casi cada punto, un beso desde Berlin :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pepa! Besos y abrazos de regreso :-) -8-

      Eliminar
  4. Feliz cumpleaño alemás, guapa! Y que vengan muchos más igualmente de felices!

    Besos desde aquí al ladito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias chica y que así sea :-)
      Abrazos

      Eliminar
  5. Esta entrada me hizo ☺ yo también soy muy feliz ❤💜💙

    ResponderEliminar